Recuerdo que vi The Graduate en una “noche popular” a dos dólares, en el extinto autocine Pacífico, todavía en la época de los drive in en Panamá.  Creo que era una de las películas favoritas de mis papás, pues toda vez que pasaban The Graduate no perdían la oportunidad de ir y ver a la Bancroft y a Duftin Huffman, al sonido de Simon & Garfunkel.  Ay, qué nostalgia.  Gracias a esas noches populares, vi muchas películas (con mis papás y mis hermanos, todos juntos en el Nova celeste) que dejaron marcas.  The Graduate, Abba, El Bebé de Rosemary, Carrie…Eran tiempos buenos de paseos familiares al autocine.  Bueno, la verdad todo esto vino con la noticia de la muerte de Anne Bancroft, Mrs. Robinson.  Nunca un personaje dejó tantas marcas en tantas generaciones.  Para mí, fue lo máximo ver, a los 12 años, una vieja conquistando a un pos adolescente de 18 años.  Jajajaja.

Advertisements