Ayer estaba leyendo O Estado de S. Paulo, mi periódico brasileiro favorito de los domingos, y me deparé con un artículo sobre una señora llamada Edwina von Gal, famosa paisajista de New York a quien Frank Gehry pidió que creara un parque botánico para el Museo de la Biodiversidad que se está construindo en la maravillosa Panama City.  Primero, me llamó la atención ver el nombre de mi país en el suplemento Casa & del periódico, que siempre trae notas de estilo, decoración y comportamiento.  Segundo, que más que un encanto por ver el nombre de Panamá, me preocupó el título:  Edwina quiere salvar Panamá.  Resulta que Edwina decidió instalarse en Panamá después de la muerte de su marido (Jay Chiat, de la agencia de publicidad Chiat/Day) y,  junto con un grupo de gringos, juntan dinero para comprar fincas o haciendas de ganado, antes que otros inversionistas menos preocupados por la ecología, construyan condominios y hoteles tipo resort.  Gran misión en un país que se preocupa más por conceder tierras sin importarse con el impacto ambiental que ésto pueda causar.  Pero ella y su clan de gringos ecológicos están consiguiéndolo.  Reforestan tierras erosionadas, emplean a los locales, utilizan energía solar…Una maravilla.  Ojalá que algún día la gente tenga esta consciencia ecológica que tanto falta le hace al planeta.  Ojalá que gente como Edwina no se dé nunca por vencida.  El planeta lo agradece.  Ahora, me pongo a pensar, qué hacía este artículo en un periódico brasileiro?  Será la relación que esta mujer tiene con Frank Gehry (que por casualidad también es casado con una panameña)?  Enfin, me parece extraño que no haya escuchado nada de ella.  Y venga a escuchar aquí en São Paulo.  Será que los panameños saben quién es Edwina von Gal? 

Advertisements