Wao. Hoy hace 30 grados en São Paulo. Llega a asustar. Me siento como si estuviera en un desierto, sin agua, sin oasis. La resequedad del ambiente es preocupante. Hasta Brahma anda medio malito hoy. Le puse mucha agua para que bebiera. En fin. En días como los de hoy, pienso en el planeta y me dan ganas de llorar. Será que hay vuelta atrás?
Advertisements