Hoy trajeron la computadora arreglada…por fin! Está comprobado que no puedo vivir sin una computadora. Uno se va acostumbrando a la comunicación instantánea, el internet, etc. Es una adicción deliciosa. Bueno, y ahora que Paulo está viajando, va a ser mi compañera de todas las horas.

Advertisements