Dice Susan Sontag que no sabe cómo el mundo no sabe de la existencia del escritor brasileiro Machado de Assis, autor de Memorias Póstumas de Brás Cubas (1880). Dice ella:

Machado sería más conocido si no fuese brasileño y si no hubiese pasado toda su vida en Rio de Janeiro; si, digamos, hubiese sido italiano o ruso, o portugués. Pero el embargo no reside solamente en el hecho de que él no era un escritor europeo. Más increible que su ausencia en el palco de la literatura mundial, es el hecho de que es muy poco conocido y leído en el resto de la América Latina. Como si todavía fuera dificil digerir el hecho de que el mayor romancista producido por América Latina haya escrito en portugués y no en español. Brasil siempre fue un país visto por el resto de América del Sur, la América del Sur hispanófona, con una dosis de desprecio y, no raramente, también en términos racistas. Es mucho más probable que un escritor de esos países conozca la literatura europea o literatura en inglés, mientras que los escritores brasileños tengan una conciencia culta sobre la literatura hispanoamericana. Borges, el outro escritor del más alto grado del continente americano, parece que nunca leyó Machado de Assis. Machado es todavía menos conocido entre los lectores de lengua española, que entre los lectores de lengua inglesa. Memorias Póstumas de Brás Cubas fue traducido para el español en la década de 60, ochenta años después de haber sido escrito, y una década después de haber sido traducido (dos veces) para el inglés.

La verdad, nunca en mi vida estudiantil supe de la existencia de Machado de Assis. Los autores de lengua portuguesa fueron abordados de leve…creo que no había tiempo…había que leer Rulfo, Sábato, García Márquez, Vargas Llosa…Pero nada de Machado de Assis. Y todavía no lo he leído. Todavía sentía un resquicio de ese embargo cultural impuesto sin que me diera cuenta en los años escolares. Bueno, hay mucho tiempo para leer aún…Hoy estaba leyendo una entrevista con Mario Benedetti y él tampoco há leído Machado de Assis. Al menos yo sólo tengo 41 años y buenos ojos para leer…Benedetti ya está com ochenta y pico…

Advertisements