Ayer estaba leyendo una entrevista de Tom Ford en la revista W de este mes y me llamó la atención el tema de la plasticidad en que nos encontramos en los días de hoy.  La verdad que es horrible cómo todo el mundo le da más valor a un buen par de tetas que a un invisible cerebro.  Parece que estamos caminando a ser todos clones de Barbie y Ken.  Cuando ya no hay nada por qué luchar, plaz! Dale al botox!  Digo, nada contra querer ser linda, quitarse unas llantitas de la cintura, quitarse un poquito de barriga, levantarse los senos que ya estén por el piso.  Pero gustar de ese aspecto plastificado ya es enfermedad.  Esas señoras de 190 años que insisten en aparentar 85, give me a freaking break!  Dice Tom Ford que nunca la humanidad le dió tanta importancia a ser flaquésima como ahora.  Según él, se explica porque nunca fuimos tan gordos!  Y es verdad…la cantidad de niños gordos que se ve por las calles, es cosa seria.  Los niños ya no juegan a esconderse, ahora ellos se sientan, y sólo ejercitan los pulsos con el mouse.  Un horror! 
Advertisements