Comencé a leer el libro Ensaio sobre a Lucidez, de Saramago. Siempre es una tristeza terminar un libro. En mi caso, estaba leyendo el de Susan Sontag y me encantó leerlo. Tantos temas abordados. Tantas cosas aprendidas. Me dió un vacío cuando terminé. Pero siempre me sucede eso. Extraño, no? Pero me sucede lo opuesto cuando comienzo un libro. Una emoción se apodera de mí. Delicioso poder descubrir poco a poco de qué se trata el libro. Y con Saramago, you never know what is next. Me gustó lo que leí hasta ahora. Hay una tempestad. Es día de elección. Los encargados de las mesas de votación están preocupadísimos porque ya pasa del medio día y no ha aparecido un alma! Poco a poco va llegando la gente. Uf! Al final de la votación (que tuvo que ser estendida por 2 horas más), se cuentan los votos y más del 85% de la población ha votado en blanco!!! Nunca había pasado algo así. Bueno, hasta aquí he llegado. No sé lo que vendrá después. Ese Saramago está más crítico que nunca. Lo amo!

Advertisements