Hace un par de días, fuimos a jugar billar en un inferninho del centro de  São Paulo.  Me gusta mucho jugar billar, pero veo que tengo que tomar unas clases urgentemente.  Estaba leyendo en estos días en el periódico que cobran unos $10 por período.  Suena bien. 
 
 
 
 
Advertisements