Desde la isla del encanto, Mariella me mandó este chiste.  Espero que se caguen de la risa, como lo hice yo!

 

Un tipo recibe una llamada anónima, avisándole que todos los días, en cuanto él se va al trabajo, su mujer lo engaña con un tal “Carlos Emilio”. Al día siguiente, el tipo sale de su casa, pero se queda espiando desde la esquina.  Al rato ve llegar al tal Carlos Emilio, un tipo súper bien hecho, atlético, aristocrático, full Jeta último modelo, ropa italiana de última moda, con un ramo de flores en la mano y toca el timbre de su casa. Desde lejos ve que su mujer abre la puerta y lo hace entrar. El marido corre a su casa, abre con su llave sin hacer ruido, entra sigilosamente y espía por la puerta entreabierta del dormitorio. La mujer se había esmerado por poner las mejores sábanas   

Carlos Emilio se quita la chaqueta revelando unos hombros poderosos y armónicos.   La mujer lo besa apasionadamente mientras se quita los zapatos.  El marido no sabe qué hacer, ni cómo intervenir y solo atina a seguir espiando. Carlos Emilio se quita la camisa de seda natural y muestra un torso perfecto, um vientre duro y sin un gramo de grasa. La mujer se quita la falda y lo acaricia con locura. Carlos Emilio se quita los pantalones: sus piernas son virilmente perfectas, además de su miembro descomunal.  La mujer se quita la blusa, se suelta el sostén y los pechos, flácidos y caídos, le cuelgan hasta el ombligo! El marido esconde la cara entre las manos y murmura: “Puta!….que vergüenza con Carlos Emilio !!!”

Advertisements