La noche no acabó con el balet.  Mientras aquí en São Paulo la gente aprovechaba las opociones culturales, en Rio la gente deliraba con los preparativos del show de los Stones en la playa de Copacabana.  Fue pasado por la televisión, en vivo, y obviamente, no podía dejar de verlo!!! Me fui a a la casa de Silvana.  Allá estaban algunos amigos para ver el show y bueno, se podrán imaginar que estábamos bailando y gritando cada vez que Mick hacía una de sus gracinhas.  Espectacular.  Hoy me duele todo de tanto que bailé.  Tomamos fotos, claro!  Tengo que postar.

Advertisements