Ayer fue el verdadero maratón para llegar a tiempo al Arena Skol, donde se presentaba Santana.  Terminé mi clase de inglés y me vine corriendo a casa, para pasear a Brahma, darle de comer, bañarme y prepararme para el super show de la noche, que dicho sea de paso, estaba espectacular, con derecho a luna y todo!  Me encontré con Bê, Drica y Paulo a las 9:30 como combinado y entramos.  La verdad, daba pena ver cómo habían lugares vacíos.  Aproximadamente 15 mil personas y la arena era para 25 mil.  Pero cool.  Gente de todas las edades, pero los que prevalecían eran los 40 y los 50.  Creo que habían hasta abuelos!  hahahhaha.  Pero todo el mundo con cara de emoción de ver a Santana.  Lindo.  Vimos el show desde la mesa de sonido, en el mejor espacio de la arena, sin nadie alrededor de nosotros.  Privilegios que sólo los que conviven con quien trabaja en shows puede tener.  hahahha.  A las 10 en punto, la banda abrió el show y no paró más!  Yo no paré tampoco…quemé como 1000 calorías!  Jazz, salsa, merengue, rock, María María, Samba pa ti, Oye cómo va, Evil Way, Corazón Espinado y la que me trajo gratos recuerdos, la de Tabu Combo que sale en Supernatural.  Lo máximo!  hahahahha.  Colé Colé Colé, ecolé!  No podía creer que estaba viendo a Santana (que vestía un linda camiseta con la cara de Bob Marley) y todos esos músicos que me dejaron con la boca abierta!  Nada de los malabarismos y excesos de U2, nada de luces estrambóticas.  Fue un show sencillo y brillante.  Un show con feeling y buenísima vibra.  Drica tomó fotos, así es que esperemos a ver cuándo las manda. 
 
 
Advertisements