Así decía Samuel Beckett en su obra Esperando a Godot.  Y así mismo es.  Cada día me convenzo más de eso. 
Advertisements