Eran las 8 de la noche y no sabíamos si íbamos a conseguir ver el juego de Corinthians, de São Paulo, contra el River Plate, de Buenos Aires.  No lo iban a transmitir por tv abierta y ya no tenemos cable.  Un horror.  Marcão, Bê, Paulo y yo nos dispusimos a buscar un “boteco” (un característico bar brasileiro, donde tomar una beer, una pinga o comerse un sandwich).  A Bê se le prendió el foco y recordó un boteco en nuestra calle, cuyo dueño es corinthiano.  Para allá nos fuimos y cuando llegamos, sorpresa!  Estaban pasando el juego!!! Habían unos 20 hombres gritando y tomando cervezas, en un espacio de unos 20 m2.  Sólo habíamos dos mujeres y fue emocionante ver este bando de hombres haciéndose amigos, vibrando juntos, conversando sobre su equipo del corazón como si fueran grandes amigos.  Plam!  Corinthians marca su primer gol.  Pero para desgracia de todos, el River vino con garra y decidido a ocupar el cupo en la Libertadores de América.  3 a 1 a favor de River, en pleno estadio Pacaembú, de São Paulo!!!!  Corinthians eliminado.  No podía creerlo.  Creo que no es este año que Corinthians será campeon de la Copa Libertadores de América. 
Advertisements