Continúa el clima de miedo en la ciudad, apesar de que los directores de la policía dicen que no hay nada de qué preocuparse.  Yeah right!  Tantas muertes de gente inocente y cuánta gente tuvo que salir de su rutina por la acción del PCC.  Si el objetivo era decir “Hey, nosotros podemos controlar hasta el Estado”, pues están consiguiendo convencer a la población que está A PA VO RA DA.  Tuve que ir al centro con Paulo, y nunca me sentí con tanto miedo.  Parecía que a cualquier minuto iba a comenzar otro atentado.  Gracias a Dios, Paulo y yo no tenemos que salir de casa a hacer nada.  Lo mejor es quedarse tranquilo, viendo todo por tv y dejando que el clima mejore.  Eso esperamos todos.  No es justo que la capital más grande y más productiva de América del Sur pare por este grupo de criminales llamados de PCC.  Esta organización criminosa es una de las más temidas en todo Brasil.  Y pensar que todos los líderes mandan desde DENTRO de las prisiones.  Una corrupción atrás de corrupción.  Ojalá todo mejore rápido y São Paulo pueda regresar a la normalidad.  Ahora es la hora de regreso a casa y las avenidas están un caos.  No hay autobuses.  Ya se pueden imaginar esto.
  
 
Advertisements