Fui a ver la película argentina-española-francesa, Buenos Aires 100 Km, del director Pablo José Meza.  Sinceramente, no había oído hablar de ella, pero me atrajo la sinopsis y fui.  Deliciosa sorpresa me llevé.  Es una película honesta, sin grandes mirabolismos de cámara, pero cuyos temas son tan cercanos a cada uno de nosotros que ha pasado por el calvario de crecer y ser adolescente en una ciudad chica.  Premio Especial del Jurado y Mejor Guión Original en el Festival de Cine Iberoamericano de Huelva, Mejor Guión Inédito en el Festival Internacional de Cine de La Havana, Selección Oficial en el Festival Internacional de Cine de San Sebastián.  Con todos estos premios y reconocimientos, pues había que verla.  Es la historia de 5 niños, pre-adolescentes, que viven en una pequeña ciudad a 100 kilómetros de Buenos Aires.  Sus sueños, sus preocupaciones, la iniciación al sexo, problemas familiares y la fuerte amistad que los une, hace que la película, al menos para mí, se convierta en un verdadero flashback de nuestras vidas.  Algo parecido con la película de Rob Reiner, Stand by me, el clásico de los clásicos de adolescencia.  Buenos Aires 100 Km es perfecta para verla en el medio de la semana, para olvidarse un poco de este caos urbano que nos cerca.  Me reí, lloré, me sorprendí y comprobé una vez más que la vida de las personas es la eterna búsqueda de la felicidad más simple y sin exageraciones. 
 
Advertisements