Hoy Paulo tenía una reunión aquí en casa y me mandó a pasear.  Oba! Nada mejor que ir al cine cuando uno recibe tarjeta roja en su casa.  Así es que me fui para el cineclub Unibanco de la rua Augusta.  Quería ver L’Enfant, ganadora de la Palm D’Or de Cannes 2005.  Me fui andando y el frío que hacía cortaba los huesos.  En el camino, la rua Peixoto Gomide parecía una calle de San Francisco, con hombres lindos, en pareja, solos, modernos, un festival colorido para los ojos.  Imagino que la São Paulo está así porque mañana es la famosa Parada de Orgullo GLBT.  Llegando al cine, el sensacional feeling de entrar a la sala, escoger un asiento (me gusta sentarme en la mitad, no tan cerca ni tan lejos), dejarme llevar por los pensamientos de mi día, de mi vida, dependiendo del tiempo que tome comenzar la película.  O simplemente, no pensar.  A veces no me alcanza el tiempo para no pensar.  Curioso.  Bueno, volviendo a L’Enfant, dirigido por los hermanos belgas Jean Pierre y Luc Dardenne (primer Palm D’Or en 1999, con Rosetta).  Qué carga de espiritualismo y de ternura tiene esta película.  Una historia triste, que ocurre en una ciudad industrial de Bélgica, y que tiene como protagonistas a Bruno y a Sonia, una pareja de excluidos por la sociedad.  No hay un sólo momento en la película que se escuche una tonada musical y eso la hace más realista y que te llegue más fondo.  Sonia acaba de dar a luz un niño, Jimmy (en los créditos al final de la película, el nombre de Jimmy sale seguido de los más de 20 bebés que hicieron este papel!), y ahora sólo les resta a Bruno y a ella, vivir de la ayuda que el gobierno da a las madres por un tiempo.  Bruno no se da cuenta que su vida está cambiando.  Decide vender el bebé por un puñado de euros y es ahí cuando comienza su viaje por los más bajos y difíciles sentimientos.  Quién soy, por qué soy, esto es amor, quién me ama, cómo quiero que sea mi vida?  Es un viaje doloroso que abrirá las puertas de su percepción hacia el mundo y hacia las personas que más ama: Sonia y Jimmy.  Es una película que habla del amor de Bruno y su redención.  Del perdón y de una segunda chance.  De la posibilidad de vencer los desafíos de la vida y de las opciones que tenemos delante de nosotros.  Es una película sencilla, linda y muy, pero muy verdadera!  Two Thumbs Up!!!!!!!
 
 
 
Advertisements