Siguiendo con la temporada alta de eventos culturales, no podía de dejar de ir al MASP (Museu de Arte de São Paulo) a ver la exposición de este maravilloso e ingenioso pintor del siglo 19.  Como siempre me ha encantado el ballet, los leotardos, tutus, etc, recuerdo que cuando era pequeña vi un cuadro de Degas, L’etoile (La danseuse sur la scene), y quedé encantada con esa manera de retratar a las bailarinas, como si estuviera observándolas.  Eso siempre fue Degas, un gran observador, un vouyeaurista de primera clase, que preferia ver a las personas por medio de su obra.  Es el artista impresionista de las bailarinas, de las lavanderas, de los caballos y, en una fase donde tenía como amigo al profano Picasso, de las putas. 
Esta fue una super oportunidad de ver el arte de una persona hizo escuela y tuvo grandes maestros, entre ellos Manet, Rafael, Van Dyck, Courbet.  Y más que ver sus obras, conocer su persona, gran amigo, preocupado con cuestiones del alma, del arte y de la vida. 
 
Advertisements