Después de casi una semana de temperaturas altas, los termómetros decidieron vengarse de todos y trajo un frío de aquellos!  10 grados Centígrados.  Es en estos momentos que uno se da cuenta que tiene que ir a comprar aquellos guantes, aquellas bufandas o aquel sombrero para abrigar la cabecita de los vientos helados.  También es rico ver a la gente con sus ropas de frío.  Le da otro charm a la ciudad.  Definitivamente, más cool. 
Advertisements