Estaba leyendo un artículo sobre memoria selectiva y cómo administrar las capacidades del cerebro.  Según uno de los mayores especialistas en fisiología de la memoria, además de ser lo que recordamos, también somos lo que decidimos olvidar.  Iván Izquierdo es un médico argentino naturalizado brasileiro y escribió un libro llamado “El arte de olvidarse” (A Arte de Esquecer) en el que dice que ese déficit en la memoria afecta 22% de la población con más de 75 años.  Si es así, entonces afirmar que un señor o señora de 60 años es olvidadizo es un mito.  Lo que pasa es que la memoria guarda solamente lo que realmente importa.  El cuerpo humano es realmente maravilloso y sabio.  Yo no suelo acordarme de cosas como lugares que conocí determinadas personas, día específico que conocí a Paulo, maldades que me han hecho suelo ovidarlas rápidamente.  Creo que es mi mecanismo de defensa o mi memoria selectiva.  Digo, son tantas emociones, tantas experiencias, tantos desencuentros que no se puede guardar todo en el disco duro.  Intento guardar mis agendas deaños anteriores, tomar fotos, escribir en mi blog.  Todo para poder recordar hechos de mi vida en el futuro cercano o lejano.  Ejercitar la mente es una de las cosas que me encanta hacer, debe ser para alejar mi cerebro del enemigo número uno de él: Alzheimer.  No hay duda que ejercitando el cuerpo, la mente y el espíritu viviemos con más calidad.  El ejercicio intelectual es tan importante como el físico y el emocional.  La lectura es mi personal trainer.  Me encanta mi personal trainer!
Advertisements