Amigos.  Qué gusto es poder verlos, escuchar sus alegrías y tristezas.  Analida, Gilberto, Julita, Kira, Silvín, María y otros amigos queridos que han demostrado que cuando hay cariño, no hay distancia.  Son las baterías que recargan nuestro día a día y que nos dan el ánimo que se necesita para seguir viviendo a kilómetros de distancia, 8 horas de vuelo (con la puntualidad de COPA) y muchas diferencias.  Qué bueno volver a sentirlos a todos!
Advertisements