El señor George Walker está en São Paulo (why the heck didn’t he go to Brasilia, which is actually the capital of Brazil?) haciendo lobby para convencer el gobierno brasileiro a vender biocombustible y a no darle oídos a Chávez.  GW llegó con su impecable mujer e imagino que debe haberse sentido como en los States.  Todo aquello que alguna vez había oído acerca de Brasil (será que sabía dónde quedaba Brasil en el mapa mundial?), no era verdad.  Calles limpias, sin pancartas ni “Fuera Bush” pintados en la pared, cero “favelas”.  La alcaldía hizo un trabajo espectacular, y mandó a “limpiar” las calles de toda suciedad: fuera mendigos, fuera pancartas, fuera peatones, fuera fuera fuera.  Dicho sea de paso, es la palabra que más se ve en los noticiarios de hoy.  Mientras tanto, en la verdadera ciudad gótica, manifestantes se enfrentaban a los policiales, muchos heridos, gente detenida, manifestaciones y más manifestaciones.  Suerte mía que no salí por los alrededores de la Avenida Paulista ayer, porque todas las manifestaciones fueron allí.  Quién diría que los EU tendrían que estar haciendo ese papelón en los países de América del Sur (que en el pasado eran inexistentes), para intentar frenar el avance de la “cultura Chávez” en el resto del continente?  Y más ridículo es el hecho de que São Paulo, la mayor ciudad del continente (aquí hay manía de decir que todo es lo MAIS GRANDE DO MUNDO!), haya parado ayer con la llegada de este tan elocuente, inteligente, pacifista, estadista, importante presidente.  Mientras mantengamos esa actitud de “PUTA esperando al cliente millonario”, los países de América Latrina, digo, Latina, van a ser lo que siempre han sido, patio de los millonarios. 
 
Janaina disse que o protesto era para ser visto apenas por Bush
Advertisements