Hoy me fui a pasear, aprovechando que la lluvia nos dió una trégua.  Por Dios, cómo llueve en esta ciudad que antes era de la “garoa” (llovizna bien fina) y ahora es de las tormentas.  Efecto estufa claro!  Bueno, terminé mi clase y me fui rumbo a la ave. Paulista, mi favorita de São Paulo.  Primera parada librería Cultura en el Conjunto Nacional.  Libros de arte, libros de fotografía, diseño, arquitectura, gastronomía, libros, libros!  Quería comprar todos.  Pero como tienen precios prohibidos, pues ni modos, a olerlos, a sentirlos, a ojearlos.  Aproveché para dar una ojeada en los precios de los diccionarios English English (recomendado para TODOS mis alumnos pues para mí todo ser humano TIENE QUE TENER un buen diccionario en su casa).  Mísión cumplida.  Alma lavada.  Me dirigía hacia la nueva Livraria da Vila que por lo que leí en el periódico, inauguró este domingo y tiene 3 pisos con más de 500 mil títulos.  No es bárbaro?  Pero ese paseo quedó para después.  Oba!  Es martes y me acordé que el Museo de Arte de São Paulo es gratis los martes!!!!  Fui corriendo a ver a Goya, que anda paseando por el museo con la colección de la CaixaNova, directo de España.  La exposición de la serie completa de los grabados de Goya desde 1797 a 1799.  Son grabados que él vendió a una tienda de perfumes y bebidas (sí, perfumes y bebidas!) en la calle del Desengaño, en Madrid, por el año de 1799, y que tituló “Caprichos”.  Crítica social mordaz y disimulada a la sociedad civil de España.  Como es característico de Goya, los claros le dan paso a lo oscuro, lo soturno, con personajes que van desde prostitutas, brujas y demonios, a ricos, pobres y mujeres en general.  Los Caprichos, Los Desastres de la Guerra, la Tauromaquía y los Proverbios o Disparates.  Estas son las partes que componen la exposición.  A mí me encantó la serie Disparates.  Explico: en esos tiempos, las jovencitas se casaban bien jovencitas con viejos bien viejos.  Eso ocasionaba que las mujeres fueran desdichadas, tristes, y que tuvieran relaciones extramaritales con jóvenes de su edad.  En este grabado, la jovencita tiene dos cabezas: una viendo al amado (fantasma) y otra viendo a su señor el viejo.  Impactante!
Advertisements