Fui a ver la exposición de Leonardo Da Vinci y aluciné con su genialidad.  Es siempre así.  La mayoría de los genios tiene un disturbio de obsesión que muchas veces los lleva a la locura.  Da Vinci, el genio del Renacimiento, nunca se casó ni tuvo hijos.  Se piensa que era homosexual, pero jamás fue probado nada.  Si se hubiera comprobado, lo esperaría la inquisición.  Aquí unas de sus muchas frases:
 
“Existen tres clases de personas:  aquellas que ven, aquellas de ven cuando les es mostrado algo y aquellas que no ven”.
 
“Así como el día bien utilizado trae un buen sueño, también una vida bien utilizada trae una buena muerte”.
 
 
Advertisements