He estado medio ausente, pero es que las actividades han sido muchas.  São Paulo está “fervendo” con shows, exposiciones, cosas que hacer, amigos que hacen reuniones en casa, gente que se quiere ver…creo que cuando comienza a ponerse frío, la soledad pega más fuerte, las ganas de ver a otros seres vivos también crece y así uno va ocupando sus días y noches en cosas que llenan el espíritu.  Thank God!  Hablando de actividades, este fin de semana está siendo la Virada Cultural de São Paulo.  Son 24 horas de eventos culturales gratis en diferentes puntos de la ciudad.  Ballet, shows, galerías, museus, gente en las calles…todos divirtiéndose con cultura.  Ayer di una paseada por el centro de São Paulo, aprovechando que era la Virada Cultural para disfrutar el feeling de la noche.  No voy mucho al centro de São Paulo para evitar lo que se da en todos los centros del mundo (robos y stress), pero anoche era un buen momento.  La calle estaba repleta de gente bonita divirtiéndose.  Me encontré con gente que no veía hace siglos.  Es tan bueno rever a las personas y sentir cómo el tiempo las ha dejado iguales o las ha llevado por otro camino.  Me pregunto cómo la gente que hace siglos no me veía, me ve.  Será que continúo la misma?  Será que mis facciones han desaparecido por debajo de las marcas del amadurecimiento?  Curioso cómo me veo en el espejo y siento que el tiempo no ha pasado.  Eso lo dicen todas las abuelitas, no?  hahahahha.
Advertisements