Quien se divierte con las temporadas de Formula 1, debe haber amado la de hoy en Montreal.  El peligro que nunca sale del ambiente de la velocidad es la adrenalina que lo mueve.  El combustible que le da el arranque.  Después de los graves accidentes que mataron a Senna y a Ratzenberger en un solo fin de semana, el accidente de hoy asustó.  Gracias a Dios, nada grave!
 
Advertisements