Ayer pensaba ir al cine con una amiga y a último momento me regalaron dos boletos para ver a la Escola do Teatro Bolshoi no Brasil, en el Theatro Municipal de São Paulo.  La noche estaba hecha!  Con lo que me encanta el ballet, ver a los futuros bailarinos de la compañía Bolshoi de Brasil es un raro momento.  Para los que no saben aquí en Brasil, existe la única extensión extranjera del famoso Ballet Bolshoi y se especializa en graduar a jóvenes en danza, con técnicas del método ruso y la flexibilidad brasileira.  Una verdadera diversidad de culturas y de arte.  En la presentación de ayer, los chicos danzaron diversos fragmentos de famosos ballets (El Cascanueces, El Lago de los Cisnes, Corsarios, Don Quijote).  Me vinieron a la memoria todos aquellos años de vida en la danza, cuando todavía hacía el “split” y todavía me salía un “grand plié” con la nalga metida.  Oh tiempos buenos!  El segundo acto, tuvo la participación de todos los chicos de la compañía y danzaron Chopiniana, bella coreografía del ruso Mikhail Fokine.  Me puse a pensar en cómo quería ser una bailarina cuando era pequeña!  Cómo quería bailar con puntas!  Pero creo que la vida es sabia y no me llevó por ese camino del arte.  Creo que lo hago mejor como expectadora! jajajajja. 
Advertisements