Hace siglos que no escribía aquí.  He tenido unos días medio ocupados con esto del boletín de noticias de la Asociación Panameña de São Paulo.  Dio trabajo y un cierto stress pero ya comprometida, pues no se puede echar uno para atrás, no?  A la gente le gustó el boletín El Puente, pero siento que la lealtad llegará cuando El Puente se convierta en un verdadero vehículo de comunicación para la comunidad de panameños en São Paulo.  Hasta allá, una cierta apatía paira en el aire. 
Paulo también estuvo por aquí, estuvimos haciendo muchas cosas en la casa, entre ellas ordenar algunas cositas que hace años no ordenábamos.  Fotos, decoración, cosas para botar y guardar, etc.  Esa tarea puede durar años.  Es increíble cómo uno va llenándose de chucherías y de cosas que no se podría llevar en una corredera tipo incendio o terremoto.  Cosas que me llevaría?  Definitivamente mi cartera con mis documentos y mi celular.  No daría tiempo para llevarme mis más de 200 libros que tanto amo, las revistas Rolling Stone que colecciono, los CDs y DVDs que Paulo y yo adoramos, mis cremas de cuerpo, mis zapatos Kenneth Cole ni mi bolsita del mismo diseñador que adoro y causa tanta sensación cuando salgo.  Son attachments que uno se va poniendo en la mochila para ir cargando.  Estoy aprendiendo a desprenderme, mais c’est n’est pas facile!  C’est trés dificil!!!  Y Paulo? Qué se llevaría en el medio de una corredera?  Creo que su pasaporte y sus bocinas Bose.  jajajaja.  El único que verdaderamente es desprendido es el señor Brahma.  Ese saldría corriendo con nosotros sin pensar en los huesitos ni en su comida que hay en la nevera! 
Advertisements