Cada vez que comienzan los festivales de cine, siento una felicidad sólo de pensar que maratones de cine, ciclos de directores, behind the scenes, red carpets y toda esta cinemanía se apoderarán de los noticieros y las páginas de periódicos, que para mí no traen más que basura.  Ok, no dejo de leer periódicos ni dejo de ver las noticias, pero siempre con una mezcla de disgusto con rabia porque siento que ellos, los big brothers, están presentes sólo para manipular mi modo de ver el mundo, la vida, la política.  Pero bueno, gracias a Dios no todo está perdido y hay programas como Queer Eye for a Straight Guy en la tele.  hahaha.  Just kidding. 
Cuando llegan los Oscar, pienso en el red carpet, las películas que comenzarán a exhibirse y en el glamour de esta cosa llamada cine que me fascina.  Si pudiera ir al cine todos los días, iría.  Eso de sentarse en una sala, con la gran pantalla que te tira actuaciones espectaculares, diálogos tocantes, ediciones estúpidamente extraordinarias realmente me llena todavía de emoción.  Delicia!
Ayer fui a ver There will be Blood y salí convencida de que voy a seguir yendo al cine hasta con 100 años!  Las leyendas van a tener que ser más grandes en las películas chinas, japonesas, las francesas y romenas, pero creo que va a ser la sensación que me va a salvar de este mundo cruel que se avecina.  There will be Blood trae a Daniel Day-Lewis mejor que nunca.  Wait, esto es posible?  En In the Name of the Father también dije lo mismo.  En My Left Foot también.  Creo que Daniel Day es todo lo que un actor quiere ser.  Potente!  Es del grupito de los grandes.  Two thombs up for DDL!!!!
Advertisements