Quien ha leído las noticias en estas últimas semanas debe haber notado la locura de mundo en que vivimos.  Este mundo que también tiene cosas bellas, me sorprende a cada día.  Cuando uno piensa que ya lo vió todo, zás!  En Santa Catarina, sur de Brasil, un padre se ata a mil balones de colores, llenecitos de gas helio, sólo para romper el record que pertenece a otros locos americanos y volar por 20 horas!  Apesar de haber sido avisado que se avecinaba una tempestad, el padre creyó que Dios iba a estar más cerca de él y se lanzó al aire, sin ni siquiera saber cómo usar el GPS que llevaba.  Conclusión: missing in action.  El padre se ha convertido en chiste desde que partió el 20 de abril.  Por email, la gente ya hasta mandó el poster de E.T. con el padre y sus balones, en vez del niño con la bici.  Para mí, ese padre está escondido en alguna maravillosa isla de Brasil, con 7 mulatas, 3 indias, 5 rubias y algunos niños de 14 años. 

Suspenso a balões cheios com gás hélio, padre Adelir Antônio de Carli queria ficar 20 horas no ar e bater recorde
 

En Austria, otro padre (éste es de familia) mantiene a su propia hija encerrada por más de 24 años y se descubre que tiene con ella 7 hijos!  En Alemania, adolescentes descubren dos cuerpos de niños congelados en su propio freezer.  Al parecer, la madre los mató y congeló para que nadie sospechara.  Y mientras tanto, en la ciudad más gótica de América Latina, todo el mundo para para ver la nalga más grande “do mundo”, A Mulher Melancia, o en español, la Mujer Sandía.  Qué obseción ficticia es esa por Dios!  Qué mundo es ese en que las personas han perdido la noción de lo real e irreal?  Será ésta una ceguera generalizada que se apodera de todos, tal cual lo describía Saramago en Ensayo sobre la Ceguera?  Vivimos en un mundo tan lleno de Reality Shows, que me confundo cuando prendo la televisión y veo las noticias.  Ya no se puede creer en lo que se ve.  Lo único que nos resta es ponernos los lentes e intentar ver más allá de lo que está sucediendo.  Duele un poco esforzar tanto la vista, pero vale la pena!

Advertisements