Ah, las paradojas de la vida!  Mientras que en Panamá, bajo una lluvia torrencial típicamente panameña, miles de personas le rendían un homenaje a Irving Saladino, oro en salto largo con 8,34 metros el 18 de agosto en las Olimpiadas de Beijing, los más de 180 millones de brasileiros lloraban de nuevo el “casi oro” en el fútbol femenino.  Momento sublime para Panamá, la primera medalla de oro en Olimpiadas!  Otro momento triste y de decepción para un Brasil que apostaba todas sus cartas a las “meninas do futebol”.  Con todo y que la selección masculina (Ronaldinho incluido) estaba entre las esperanzas de un oro y la esperada victoria sobre la piedra en el camino, Argentina, los brasileiros se dieron cuenta que lo que les restaba eran las meninas.  Sólo no sabían que no era en fútbol y sí en volleyball. 

Mientras en Panamá un país entero paró para ver al campeón, gente del interior viajó a la capital para poder acompañar a Saladino y decirle gracias por tal hazaña y por darle una alegría al pueblo que anda medio cabizbajo por problemas económicos y políticos, en Brasil todos se preguntaban de quién era la culpa por haber “perdido” una medalla de plata. Como dice mi hermana Osama, “es increíble que la hazaña de una persona pueda afectar tan positivamente a toda una nación”.  Así mismo es.  Las cosas positivas también se pegan.  En eso Brasil tiene mucho que aprender.  Viendo los resúmenes de las olimpiadas, sólo se mencionan los oros obtenidos, que fueron mucho menos de los esperados.  Las medallas de plata no cuentan como victoria para los brasileiros.  Qué decir de las de bronce.  Todavía hay mucho que aprender sobre humildad deportiva y lo que realmente cuenta en los deportes!Ahora, a volver al trabajo, a los problemas cotidianos, a recomenzar y a construir.  Hasta 2012 hay mucho que hacer.  Inclusive aprender un poco de inglés no vendría nada mal, he?  Oba, acabo de descubrir un nicho en el mercado! hahahahhaha

Advertisements