Caminando por las calles de São Paulo, todo puede suceder.  Desde piropos nada agradables, hasta los más divertidos.  El de hoy fue este:
 
“Mírenla.  Ella no camina; ella desfila!”
 
Advertisements