“…the detachment, tact and grace of A Room of One’s Own, and the deadly weapons of poetry, wit and irony which compel the male reader to swallow unpalatable truth as if it were sugar are new in feministic writing.”
 
Así describió Desmond MacCarthy en el Sunday Times de la época (1930’s) uno de los libros más importantes de la literatura contemporánea, A Room of One’s Own, de Virginia Woolf.  He leído muchos de Virginia, pero éste lo he estado esperando hace ya unos años.  Encontré un ejemplar de Pinguin Books, y me vino de regalo otro libro importante de ella, Three Guineas.  Escritos por una escritora de acción, convencida de que en la vida la mujer ejerce un papel importante y depende de ella misma ser lo que ella quiera.  “A woman must have money and a room of her own if she is to write fiction”.  Para vivir y convivir en este mundo machista, la mujer debe primero tener su propio espacio, tener sus propios pensamientos, tener sus propias ideas y conflictos. 
He estado pensando mucho sobre este tema, observando personas a mi alrededor.  Mujeres que han conseguido su espacio a duras penas y otras que, sin saberlo, han entrado en la coreografía-macho-man, se quejan de su condición de actrices secundarias pero no hacen nada por resolver el “problema”. 
Será que a esta altura del campeonato, en pleno siglo 21, la mujer se ha dado por vencida en esta lucha diaria que es ser lo que uno es?  Será que es más facil para ellas ser algo que los otros imponen como lo ideal?  Será que ya viene intrínseco en la mujer este chip de losers para evitar conflitos y simplemente vivir?  Continúo leyendo…
Advertisements