Es impresionante la emoción que ha causado la victoria de Barack Obama.  Me recordó la emoción del año nuevo del milenio, o la reversión del Canal de Panamá a los panameños, la caída del muro de Berlín.  Emoción no sólo por la alegría que se apoderó de todos los que votaron en él, sino por la esperanza que eso representa.  Esperanza de un mundo más tolerante, menos bélico, más humano.  El mundo se levantó hoy con imágenes que quedarán marcadas en la historia.  Un presidente 3 años más viejo que yo, negro, con un discurso impecable, con palabras correctísimas, electo por más de 50 millones de americanos.  Barack Obama habló bien y no estaba leyendo (o al menos no se veía que seguía el teleprompter!).  Aprovechó para anunciarle a sus hijas que cuando entraran en la Casa Blanca, habrá alguien más con ellas: un nuevo perrito!  El YES WE CAN que todo el mundo está queriendo hace años, pero los gobernantes se niegan a hacer cumplir apareció ayer.  Sé que no soy americana, pero como ciudadana del mundo y de este planeta, estoy optimista y deseando que la política internacional entre en un nuevo ciclo de coherencia y humanismo. 
 
CHICAGO - NOVEMBER 04:  U.S. President elect Barac...
Scott Olson / Getty Images

 

Advertisements