Qué es un lector?  Fue esta la pregunta que me llamó la atención en la lectura del libro El Último Lector, del argentino Ricardo Piglia.  Quién soy? Qué busco cuando leo?  A qué grupo de gente pertenezco?  Es el lector una persona que se aleja de este mundo para entrar en su mundo paralelo?  Creo que sí.  Es como entrar al mágico mundo que está detrás del espejo que Carrol describió en Alicia en el País de las Maravillas, o más allá del arcoiris para los que creen en Oz.  “Lo real no es el objeto de la representación sino el espacio donde un mundo fantástico tiene lugar”, dice Piglia.  Es ese mundo fantástico el que me encanta.  Es ese mundo el que me hace creer en la realidad de la vida, incluyendo todas las cosas malas.  Oh qué sería de mí sin la fantasía de los libros?  Sinceramente, no sé cómo la gente consigue vivir en un sólo plano.  Yo necesito mi mundo paralelo.  Según Piglia, yo hago parte de los lectores puros: aquellos que leen no sólo como una práctica, sino como una forma de vida.  Curioso cómo ante los hechos que la vida presenta, siempre hay un paralelismo literario que me hace comprender mejor el por qué de ciertas cosas.  Más curioso todavía es pensar que antes yo creía que los lectores eran seres que sufrían más por tener una mejor noción de los hechos de la vida.  Cuanto más se sabe, más se sufre, pensaba yo.  Con el tiempo, comencé a pensar en la maravillosa ventaja que es tener ese otro mundo (algo así como The Matrix) en el que podemos construir significados sobre los dilemas de la vida. 
Piglia escribe sobre la relación que los escritores tienen con los lectores y la relación que ellos mismos tienen como lectores.  James Joyce, Borges, Cervantes, Shakespeare.  Lectores apasionados que siempre tenían un libro en su cabecera.
Acabo de comenzar a leer el libro.  Lectura fascinante sobre el hábito de leer.  Cuando leo me transporto, me entrego a los personajes, me hago su mejor amiga.  Siento que Hans Castorp (el héroe de La Montaña Mágica, de Thomas Mann) es mi mejor amigo.  O que los personajes de Saramago son de una cierta manera, algo de mí.  Un conjunto que el autor siempre saca de mi persona.  Cómo consiguen conocerme tan bien?  Cómo saben lo que me emociona?  Cómo saben lo que necesito para sentirme feliz, triste, meditativa?  Esa relación del autor con el lector es el ámago de la sensibilidad que los lleva a ser lo que son: grandes seres que nos ayudan a entender mejor este mundo en que vivimos.  Y tú?  Por qué lees?

Advertisements