Llega el frío y con él la melancólica sensación de escuchar música viendo el cielo gris, las nubes moviéndose en dirección al sur, el obelisco del Ibirapuera sin su brillo solar y los árboles como que jugando al freez.  Perfecto para colocar más música en el iPod, dar una leída en el libro de Roth y ponerme a a viajar con las locuras de Mr. Zuckerman.  Ya mencioné cómo me gusta el placer de quedarme con mis pensamientos, mis invenciones, mis libros y mi música?  Para mí, la forma más linda de estar en paz y comunión comigo misma.   No que no me guste estar con nadie…amo estar con las personas, contagiarme con las palabras (las inteligentes y, por qué no, las no tan inteligentes), compartir pensamientos y sentimientos. 
Ayer fui al teatro a ver la obra DentroFora, baseada en el texto Hide and Seek de Paul Auster e inspirada en Esperando a Godot, de Beckett.  La compañía es IN.CO.MO.DE.TE de Porto Alegre.  Dos personajes aparecen en escena, cada uno preso dentro de una caja y conversando sobre su vida juntos, recordando cosas que hicieron y dejaron de hacer.  Es una metáfora de la falta de acción en este mundo contemporáneo, donde las paredes que las personas construyen a su alrededor muchas veces se convierten en sombras que nos acompañan hasta la muerte.  Un texto que incomoda y nos hace o debería hacer pensar más en la vida que vivimos y que es nuestro personaje principal.   
Hide and Seek, A Play in One Act, de Paul Auster aquí:
 
Advertisements