A Paulo se le ocurrió que quería hacer aquellos macarroni and cheese al estilo Osama.  Me trajo buenos recuerdos de cuando todavía vivía en Panamá y nos poníamos a preparar la cena de Navidad para toda la familia.  Bueno, no es que yo me pusiera a cocinar, pues nunca fui de ponerme a preparar nada.  Soy más bien del tipo que le encanta comer la comida deliciosamente preparada por otros.  Cuando éramos niños, Odette se encargaba del ponche y el cake.  Osama se encargaba de los coditos.  Isbella creo que era el jamón.  Mi abuelita se esmeraba haciendo el pavo, ayudada por el chef que teníamos como vecino, el señor Turner, que siempre se le veía felizmente haciendo sus horneadas y sus jamones.  Así transcurrieron los años felices, Navidades en familia, la música de villacincos en la radio, la brisa espectacular que se sentía en diciembre.  Panamá era otra en aquel entonces.  Volviendo a Paulo y los coditos de Osama, nuestro mayor reto era conseguir la Leche Evaporada Ideal, conocida en algunos países de América Latina, pero inexistente aquí en Brasil.   Para mi sorpresa, Paulo consiguió una receta de esta leche en google.  Santo Google!  Al probarlo, me vinieron tantas imágenes a la cabeza!  Qué bueno es poder probar el placer de revivir momentos, principalmente cuando es preparado por las manos amorosas de Paulo.  Adoro!

This slideshow requires JavaScript.

Advertisements