El otro día me preguntaron lo que era el éxito y me puse a pensar en la gran cantidad de gente anónima que hace que este mundo sea mejor.  El verdadero éxito es hacer que esto sea realidad.  No son los carros que se poseen, o el cargo de CEO que se obtenga en una compañía.  Tampoco lo es salir en la revista People o en la Hola.  Gente que ha alcanzado el éxito haciendo cosas que realmente son importantes para la humanidad, son las que me inspiran y me hacen creer en este mundo bizarro, donde la mayoría se deja hipnotizar por la superficialidad. 

Estaba viendo el documentario de la HBO y Red, The Lazarus Effect.  Una inspiradora historia del poder de dar amor en Zambia, uno de los países africanos más afectados por el virus HIV.  Constance, la protagonista, es una mujer exitosa, que perdió todo y que aún así descubre fuerzas, día a día, para propagar el mensaje del tratamiento.  Si sólo hubieran más Constance en este mundo!

Advertisements