Ya sé que había decidido no leer.  Pero no soy de hierro y Piglia me llamó, me invitó, me provocó.  Dificil aguantarse!  En su primera parte, la historia de Tony Durán:  un mulato puertorriqueño, americano, acabado de llegar de New York y que ahora se encuentra  en tierras argentinas, entre vascos y gauchos piamonteses.  Nadie había visto semejante hombre de piel oscura, un dandy que hablaba con acento caribeño y decía “chévere”.   Listo.  Ya me conquistó!

Advertisements