Imagínate un día, sentado en el banco de una plaza, a media noche, sintiendo la brisa en al cara y viendo lo que pasa a tu alrededor.  Una que otra persona caminando, una pareja de novios abrazados, carros pasando.  De repente, un coche antiguo se aproxima.  Igual a aquellos de las películas de los años 20.  Se abre una puerta y las personas que están en él te invitan a entrar.  Un grupo de jóvenes, entre ellos Scott y Zelda Fitzgerald, con copas en la mano, visiblemente semi borrachos te dice: “Ven, vámonos de fiesta!”  Justo lo que faltaba para terminar la noche, una aventura siempre es bienvenida! 

Así comienza el viaje por el tiempo que Woody Allen nos da en su nueva película Midnight in Paris.  Perfecta película para ver un viernes, solo, con su mismo yo como compañía.  He ahí algo que me gusta hacer: ir al cine sola, conversar con mis pensamientos, reirme alto, llorar sin miedo.  Tener la oportunidad de la esencial soledad es un privilegio que no todos comparten.  Volviendo a Midnight in Paris, una clase de arte al mejor estilo Allen: soiree con los Fitzgerald, música con Cole Porter, baile con Dorothy Parker, conversaciones con Picasso, Dali, Matisse, Renoir, Hemingway, Man Ray, Lautrec, Buñuel, Adriane, amante de Picasso en la época, representada por Marion Cotillard más bella que nunca!  El sueño que muchos tenemos de conocer la era de los bohemios, los drogados, los genios de la pintura, la literatura, la música.  Conversar con ellos y vivir la Paris de los 20, la era de oro.  Diálogos que siempre quise escribir y que sólo un genio como Allen puede coser tan perfectamente.  Referencias que algunos no podrán captar, pues hay muchos detalles de los artistas mencionados que cualquier amante del arte podrá distinguir, pero no un común mortal.  La película trata de un sentimiento común entre muchos en estos tiempos, que es volver en el tiempo y vivir una era que para nosotros fue mejor que la presente.  Owen Wilson (encantadoramente sexy, como siempre) es un escritor en 2010, frustrado porque su novela no está tomando el rumbo que a él le gustaría.  Invitado por sus suegros, viaja a Paris con su novia linda y sexy, pero con un cerebro donde la fantasía no pasó cerca.  Algo como que a ella le gusta irse de shopping y a él le gusta sentarse en un café a tomarse una cerveza y ver, sentir, oir.  Vidas que, aunque juntas, no se encuentran.  En uno de sus paseos nocturnos, solo, es “raptado” por todos los escritores y personajes de este túnel del tiempo y la historia de su vida comienza a tomar caminos que ahora cobran sentido.  Un viaje de descubrimiento interior para sanar su “denial” constante con las cosas de la vida.  Y lo mejor es que todo sucede en Paris!  La ciudad de las luces que bajo la lluvia se convierte en la ciudad más romántica del mundo.  La ciudad que siempre he soñado visitar y descubrir. 

En las idas y las venidas entre el pasado y el presente, Midnight in Paris es una de las películas que trajo de vuelta al Woody Allen de antes.  Parece que el director de Manhattan, Annie Hall, Hanna and her Sisters y Matchpoint, está de nuevo inspirado y todos los amamos el cine aplaudimos de pie.

Advertisements