Son tantas cosas las que han pasado últimamente, que mejor ni hacer el intento de contarlas.  Lo que sí sé es que ha sido intenso.  He aprendido mucho y vivido mucho.  Se me había olvidado cómo era tener un día lleno, sin tiempo para ver emails, chequear el facebook, ver las noticias.  Pero a veces es bueno desconectarse de la tecnología, sumergirse en la vida y sus tropiezos. 

Le doy mucho valor a mi vida y a mi paz.  Le doy mucho valor a ver las cosas sencillas de la vida y vivir cada minuto notando la belleza que encontramos por ahí.  Cuando se está en un ritmo acelerado, no hay mucho tiempo de prestarle atención a los pájaros azules que se asoman a saludarnos en la mañana.  Hoy estaba dando una clase y vi por la ventana.  Dos pájaros en una rama llamaron mi atención y les grité a mis alumnos: “Miren, pájaros azules!!!!”  Ellos pensaron que yo estaba loca, pero luego vieron que realmente eran hermosos.  Se contagiaron. 

Ahora, a continuar viviendo por segundo.  Reir, besar, amar, tomar sol, leer.  La vida continúa linda!

Advertisements