Reportando sintonía desde el centro del mundo, corazón cardíaco del universo, donde decir “permiso” suena a pito y donde las luces rojas son una mera decoración navideña.  Gracias Panamá!

Advertisements