Ésta es mi última transmisión desde el planeta de los monstruos.  No me sumergiré nunca más en el mar de mierda de la literatura.  En adelante escribiré mis poemas con humildad y trabajaré para no morirme de hambre y no intentaré publicar.

Sobre la Secta de los Escritores Bárbaros:

El aprendizaje consistía en dos pasos aparentemente sencillos.  El encierro y la lectura.  Para el primer paso había que comprar víveres suficientes para una semana o ayunar.  También era necesario, para evitar las visitas inoportunas, avisar que uno no estaba disponible para nadie o que salía de viaje por una semana o que había contraído una enfermedad contagiosa.  El segundo paso era el más complicado.  Según Delorme, había que fundirse con las obras maestras.  Esto se conseguía de una manera harto curiosa: defecando sobre las páginas de Stendhal, sonándose los mocos con las páginas de Victor Hugo, masturbándose y desparramando el semen sobre las páginas de Gautier o Banville, vomitando sobre las páginas de Daudet, orinándose sobre las páginas de Lamartine, haciéndose cortes con hojas de afeitar y salpicando de sangre las páginas de Balzac o Maupassant, sometiendo, en fin, a los libros a un proceso de degradación que Delorme llamaba humanización.  El resultado,  tras una semana de ritual bárbaro, era un departamento o una habitación llena de libros destrozados, suciedad y mal olor en donde el aprendiz de literato boqueaba a sus anchas, desnudo o vestido con shorts, sucio y convulso como un recién nacido o más apropiadamente como el primer pez que decidió dar el salto y vivir afuera del agua.  Según Delorme, el escritor bárbaro salía fortalecido de la experiencia.

Estrella Distante, capítulo 9.

Advertisements